Ni arrobas ni equis: en Alemania usan el asterisco para el género neutro

Una polémica lingüística se ha reavivado en Alemania: un grupo de más de setenta personajes influyentes publicaron un llamado en contra de términos con género neutro.

El 6 de marzo, el grupo publicó su carta y una petición en la que anunciaron que su pronunciamiento se debe en parte a la decisión reciente de la alcaldía de Hannover para adoptar de manera oficial prácticas lingüísticas que incluyen al llamado asterisco de género, una marca que invita al lector a elegir el género de la palabra.


“El llamado lenguaje de género neutro se basa, en primer lugar, en un error general; en segundo lugar, produce una abundancia de estructuras lingüísticas absurdas, y, en tercero, no puede sostenerse de forma consistente”, dicen en la carta los firmantes, entre quienes hay escritores, abogados, periodistas, profesores, lingüistas y un exdirector de la agencia de inteligencia nacional de Alemania.

“Toda esta distorsión de la lengua termina en algo ilegible y difícil de comprender”, afirmó Oliver Baer, director general de Verein Deutsche Sprache, organización que dice estar dedicada al fomento del uso del alemán, que cuenta con unos 34.000 miembros y la cual ayudó a escribir la carta y a distribuirla.