14.7 C
Buenos Aires
sábado 31 de octubre de 2020
Periodismo . com

Ni la pandemia cambia la tabla: los pobres siguen perdiendo y las inmobiliarias, ganando

En algún momento de los más de 50 días de aislamiento obligatorio que lleva la Argentina hubo quienes se ilusionaron con que la pandemia empujase finalmente cambios sociales largamente demorados. No parece estar sucediendo. A dos semanas y media de la primera contagiada de COVID-19 en el Barrio 31 y de la protesta en el penal de Devoto, las villas y las cárceles siguen siendo el eslabón más débil del sistema. Como fueron siempre.

Los barrios vulnerables en la Ciudad de Buenos Aires explican por sí solos más del 50% de los nuevo casos de coronavirus diarios y el nivel de positividad del testeo en la 31 es lo más preocupante que ha mostrado hasta aquí la pandemia en la Argentina. De cada 100 pruebas PCR que se hacen en la villa de Retiro, 67 dan positivo. Como explica desde hace semanas la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como investigadores expertos consideran que un nivel de positividad óptimo en los tests es de entre el 10% y el 20%. Menos que eso es signo de estar testeando de más. Más que eso es signo de estar testeando de menos. 67%, está claro, es signo de haber llegado muy tarde y encontrar un escenario descontrolado. Un panorama similar asoma con los primeros testeos en la villa 1-11-14.

cenital.com  (www.cenital.com)