Ni para él, ni para ella: cómo los millennials están transformando la industria de los perfumes

De la botella brotan el olor de rosas, jazmín y bergamota.

«¿Hueles esos tonos florales? Son la base de todos los perfumes de mujer», dice Guy Delforge, con una botella de su propia creación.


En su taller en la ciudad belga de Namur, utiliza ingredientes de todo el mundo para elaborar sus aromas característicos.

Perfumista durante 34 años, Delforge, de 78 años, observa un cambio en la industria, con clientes que buscan fragancias naturales y sostenibles.

«Los perfumes han existido durante 5.000 años y los aromas no han cambiado mucho», cuenta.