19 C
Buenos Aires
sábado 28 de noviembre de 2020
Cursos de periodismo

No andemos con rodeos: el gobierno de Trump secuestró a niños

La inmoralidad, crueldad y negligencia burocrática del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al apartar a los niños pequeños, preadolescentes y adolescentes migrantes de sus padres en 2017 y 2018, fue obra de muchos co-conspiradores, la mayoría de ellos cumpliendo fielmente los deseos del propio presidente. Un informe preliminar del inspector general del Departamento de Justicia lo ha dejado claro. Quizás aún más impactante es el legado actual de esa política: más de 500 niños que, después de haber sido arrancados de sus familias por funcionarios del gobierno de Estados Unidos sin ningún plan o mecanismo para reunirlos, permanecen separados.

Ese es el caso a pesar de años de esfuerzos para localizar a los padres, quienes en muchos casos fueron deportados después de que sus hijos fueron apresados ​​y colocados con patrocinadores familiares en el país. A todos los efectos, estos niños fueron secuestrados por el gobierno de Estados Unidos.

De hecho, ni siquiera ha sido el gobierno de Estados Unidos el que ha intentado reunir a estas familias divididas. Ese ha sido el trabajo de un organismo designado por una corte y organizado por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), una organización no gubernamental. La ACLU, en efecto, se encargó de intentar arreglar lo que destrozó el gobierno de Trump: las vidas de cientos de niños y familias. Incluso ahora, los padres de 545 niños separados no pueden ser localizados, a pesar de los esfuerzos de abogados y defensores, según un nuevo expediente judicial.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)