lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

No basta con ser latino para representar a los latinos en Estados Unidos

“No hay nada que puedas hacer para controlarlo, parece changuito”, dijo Nury Martínez, presidenta del Concejo Municipal de Los Ángeles —el órgano legislativo de la ciudad—, sobre el hijo de su colega, el concejal Mike Bonin, un niño afroestadounidense adoptado por Bonin y su esposo, porque se portó mal en un evento público. “Ese niño necesita una paliza; deja llevármelo a la vuelta de la esquina, ahorita lo traigo”, agregó Martínez entre risas.

La conversación ocurrió en una reunión celebrada en octubre de 2021 entre Martínez, los también concejales Kevin de León y Gil Cedillo, y Ron Herrera, presidente de la Federación Laboral del condado de Los Ángeles, que agrupa a diversos sindicatos. Su objetivo era sostener una charla estratégica para solidificar el poder de los cuatro como representantes de la comunidad latina.

Aunque ha pasado un año desde aquella conversación, la filtración del audio de una hora al diario Los Angeles Times provocó una lógica conmoción entre los angelinos. La indignación ha sido mayor porque en la conversación no solo se oyen los comentarios despectivos hacia el hijo de Bonin, a quien Martínez acusa de ser un hombre blanco que se cree negro, y que trae “a su negrito” para todos lados; también hay comentarios despectivos y discriminatorios contra el resto de la comunidad afroestadounidense, los judíos, los armenios, los indígenas oaxaqueños y la comunidad gay.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)