domingo 24 de junio

No contentos con calentar la Tierra, los humanos nos las hemos apañado para calentar la Luna

El calentamiento global es la historia de nuestra generación. Ningún otro fenómeno contemporáneo reviste sus potenciales consecuencias, todas ellas provocadas por el ser humano. La urgencia de sus retos ha llevado a numerosos pensadores a plantear lo inimaginable: ¿tendremos que emigrar de la Tierra? La posibilidad, aún remota, ilustra nuestra incapacidad para convivir en paz con el medio. Y también plantea otros retos: ¿qué pasa si le hacemos lo mismo a otros planetas?

Ok, a otros planetas aún no. ¿Pero a la Luna?


Dejar un comentario