domingo 26 de junio de 2022
Cursos de periodismo

No diga «streamer», diga «joueur en direct»: comienza la batalla por la lengua del futuro

Basta darse una vuelta por cualquier canal de Youtube o Twitch de esos que le van comiendo la tostada a la televisión en las generaciones más jóvenes para darse cuenta de que el lenguaje en el mundo digital se amplía a un ritmo exponencial en cuanto a préstamos lingüísticos se refiere. Cualquier streamer hablará con naturalidad del bait que lanzó en la última raid que ha hecho en el Moba de moda. Desgraciadamente, un campero le hizo un headshot mientras carrileaba a un amigo y dropeó todo su equipamiento. Una pena. Git Gud para la próxima vez, amigo.

No solo hablamos de neologismos. Si uno se detiene a escuchar, se dará cuenta de que también hay verbos españoles que estaban en desuso y no paran de crecer por su similitud con la fórmula inglesa. Banear va ganando terreno a bloquear, cancelar a proscribir o el sustantivo balanceado va creciendo en detrimento de equilibrado. Lo de llamar “hermano” a los que antes llamábamos “tío” daría para otro artículo.

Luego están las palabras —muchas veces verbos— que toman un concepto inglés y lo declinan con las reglas del español: banear (de ban, prohibición), buguear (de bug, gusano, agusanadao, con fallos), farmear (de farm, granja, usado para hablar de recolectar recursos en vez de avanzar en la trama de un juego), chetar (de cheat, hacer trampa, usar trucos), ownear (de own, poseer, cuando alguien es mucho mejor que sus adversarios). Y muchos más ejemplos: respawnear, glitchear… Por cierto que todos esos verbos inventados se conjugan en primera, haciendo caso al genio del idioma del que habla Álex Grijelmo.

elpais.com  (elpais.com)