lunes 18 de febrero

No fue un recital, fue otra cosa

Fui a ver a los Redondos un par de veces. Seguí a Skay Beilinson, uno de los líderes de la banda, en sus primeros recitales solistas luego de la separación de 2001. Y me sumé con fervor a la excursión que inició por todo el país Carlos “Indio” Solari en 2005.

Empecé en La Plata, fui varias veces a Tandil, disfruté de Junín, viajé a Córdoba y San Luis. Me bajé de tres escenarios: Montevideo, Salta y Guleguaychú.


La experiencia en Olavarría nos resultó compleja desde un principio. Sin lugares disponibles en la ciudad, nos alojamos con mis amigos en Azul, a poco más de 50 kilómetros. Hicimos lo de siempre. Llegamos el viernes a la noche, cenamos, cantamos y nos divertimos. Repetimos el ritual el sábado al mediodía desafiando a la lluvia.