No hay nadie “detrás de mi”: la joven militante del clima Greta Thunberg contesta a sus detractores

Hace poco he visto circular muchos rumores respecto a mí y grandes cantidades de odio. Eso no me sorprende. Sé que, dado que la mayoría no es consciente del sentido pleno de la crisis climática, lo que resulta comprensible pues nunca se le ha tratado como tal crisis, una huelga escolar por el clima puede parecerle extraña a la gente en general.

Así que déjenme clarificar ciertas cosas respecto a mi huelga escolar.


En mayo de 2018, fui una de las galardonadas de un concurso de redacción sobre el entorno organizado por Svenska Dagbladet, un periódico sueco. Publicaron mi artículo y contactaron conmigo algunas personas, entre ellos Bo Thorén, de Fossil Free Dasland; perteneciente a un grupo de personas, en su mayoría jóvenes, que querían hacer algo respecto a la crisis climática. Tuve algunas conversaciones telefónicas con otros militantes. Su objetivo era buscar nuevos proyectos para llamar la atención sobre la crisis climática. Bo tenía algunas ideas, Sobre todo una vaga idea respecto a una huelga escolar (que los estudiantes hagan algo durante el curso o en las aulas) inspirándose en los estudiantes de Parkland que habían dejado de ir a la escuela después del tiroteo. Me gusto la idea de una huelga escolar. La desarrollé y traté de que otros jóvenes se unieran a ella, pero nadie estaba realmente interesado. Creían que una versión sueca de la marcha Hora Cero tendría mayores efectos. Seguí planificando la huelga escolar a solas y después de eso ya no participé más en ulteriores reuniones con ese grupo.