martes 30 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

No hay una sola razón para que los cubanos no salgan a marchar contra el régimen

Dos meses después de la represión desatada por el régimen cubano que ahogó con violencia las inéditas protestas populares que ocurrieron en 62 lugares de la isla en el mes de julio —y que dejaron a más de 1,200 personas detenidas, de acuerdo con la asociación Cubalex—, la plataforma cívica Archipiélago lanzó una convocatoria para que el pueblo regrese a las calles este 15 de noviembre. La marcha pacífica busca exigirle a la dictadura el cese “de la violencia”, el respeto de “todos los derechos de todos los cubanos”, “la liberación de los presos políticos” y el arribo del país a la democracia.

Como no podía ser de otra manera, el castrismo ni siquiera esperó a que se materializara la convocatoria para reprimir a los promotores del llamamiento y a los que públicamente han expresado su apoyo o su deseo de participar.

Muchas y muchos ciudadanos que han declarado en redes sociales que participarán en la marcha han sido citados a interrogatorios con la Seguridad del Estado, donde han recibidos amenazas de cárcel si llegan salir a protestar a la vía pública. A otros los han expulsado de sus puestos laborales, o los han detenido y trasladado a una unidad policial por estar reunidos en un parque. Al dramaturgo Yunior García, líder de Archipiélago, le lanzaron a la entrada de su casa tierra batida y el cuerpo de varios animales decapitados. A esto se le suman las campañas mediáticas difamatorias desarrolladas por los medios oficialistas que buscan matar la reputación de los rostros de la sociedad civil.

washingtonpost.com  (www.washingtonpost.com)