20.5 C
Buenos Aires
sábado 24 de octubre de 2020
Periodismo . com

«No le sirvo a mi cámara si muero»: la mirada de un fotógrafo sirio

Cuando un francotirador del ejército sirio le disparó a Hosam Katan en Alepo en mayo de 2015, Katan no pudo sentir adónde se había alojado la bala. Tenía la esperanza de que no fuera en el ojo ni en el muslo. En cinco años fotografiando el conflicto sirio, había visto a suficientes colegas heridos de bala para saber qué lesiones eran fatales y cuáles no. Mientras sangraba en el piso, se dio cuenta de que quizá pronto se sumaría a Marie Colvin y James Foley en la lista de periodistas asesinados mientras cubrían la guerra civil de Siria.

Su historia es diferente porque es sirio y revela mucho también sobre cómo ha cambiado la cobertura del conflicto: de una guerra reportada por corresponsales extranjeros que llegaban para hacer visitas fugaces a una cobertura que realizan casi por completo periodistas locales, que no tienen modo de escapar. Muchos tenían muy poca o ninguna experiencia periodística; sin embargo, su trabajo ahora es la columna vertebral de la cobertura occidental.

Y entre los mejores estaba Hosam Katan.

nytimes.com  (www.nytimes.com)