No solo asume un nuevo gobierno, sino un nuevo oficialismo

Estamos en presencia no de un nuevo gobierno sino de algo más amplio: un nuevo oficialismo. La novedad está en eso. Porque el gabinete que presentó Alberto Fernández revela, de manera incompleta, cómo será la nueva estructura general del poder.

Para entender esta estructura hay que mirar sobre todo al Congreso. Esta es la peculiaridad de lo que viene y empieza con la asunción de Fernández. Es un gobierno con un centro de gravedad muy novedoso e inédito en el Parlamento, porque allí estará la jefa del peronismo, Cristina Kirchner.


Cristina tuvo una evolución biográfica curiosa e inesperada, probablemente también para ella. Pasó de ser una líder conceptual que le aportaba capital simbólico a una estructura generada por su esposo Néstor Kirchner y se convirtió en una jefa territorial. Se ha vuelto inevitable para la historia presente del peronismo porque tiene la llave del Conurbano y de todo lo que se le parece al Conurbano en el resto del país.