martes 24 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

No sólo es el cine: toda la cultura se ha convertido en un oligopolio controlado por unos pocos

No hay que ser un cinéfilo experto para darse cuenta de que la mayoría de las películas populares de los últimos años son una nueva versión, un remake, una secuela, un spin-off o una expansión del universo cinematográfico de alguna saga. En 2021, solo una de las diez películas más taquilleras, la cinta protagonizada por Ryan Reynolds Free Guy, era original. Solo hubo dos originales en el top 10 de 2020, y ninguna en 2019.

¿De quién es la culpa? Algunos argumentan que Netflix y los codiciosos estudios son los responsables de esta tendencia. Otros, que simplemente nos hemos vuelto más tontos y nos estamos quedando sin ideas. Y otro grupo afirma que no hay nada nuevo en esto. Pues bien, si bien estas razones son erróneas, también pueden contener algo de verdad. Y lo cierto es que este fenómeno no sólo está ocurriendo en el cine, sino en todo los ámbitos de la cultura (televisión, música, libros y videojuegos).

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)