No sos bot, soy yo: qué sabemos y qué es «humo»en el avance de los robots sobre los empleos

Además de ser haber sido el campeón mundial de ajedrez más joven de todos los tiempos y de ser un acérrimo opositor del líder ruso Vladimir Putin, Garry Kasparov personifica como nadie la competencia entre humanos y máquinas por el cetro de la mayor inteligencia, pero también simboliza su infinito potencial de interacción. Semanas atrás se cumplieron 20 años del match en el que Deep Blue, la computadora de IBM que analizaba 200 millones de posiciones por segundo, le ganó por primera vez al mejor jugador del planeta. En una reciente charla TED, Kasparov rememoró la experiencia y las lecciones que aprendió.

«Muchos decían por entonces que la gente iba a dejar de jugar ajedrez, que ya no tendría gracia, y hoy cualquier celular barato tiene una aplicación más poderosa que Deep Blue. Eso no sucedió: el ajedrez hoy tiene más aficionados que nunca en la historia», contó Kasparov en su charla, titulada «No les temas a las máquinas inteligentes. Trabaja con ellas». Para él, las predicciones más catastrofistas sobre el reemplazo de empleos por algoritmos no se van a concretar, y lo dice sobre la base de una experiencia personal fuerte y de las estadísticas más recientes del mercado de trabajo.