sábado 27 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Noruega: Europa fuera de la Unión Europea

Noruega es el único país del norte de Europa, junto con Islandia, que no pertenece a la Unión Europea. Con poco más de cinco millones de habitantes en un territorio tan extenso, Noruega ha sabido sacar partido a todos sus recursos y, en la actualidad, ocupa anualmente los primeros puestos de países donde se vive más feliz y hay mayor calidad de vida. Sin embargo, ¿es todo tan idílico como parece a simple vista?

Noruega no es un país al que podríamos referirnos como antiguo si lo comparamos con, por ejemplo, España. Primero estuvo unida a Suecia y Dinamarca en la Unión de Kalmar; tras la salida de Suecia, Noruega formó parte de Dinamarca hasta 1814, momento en el que el territorio se cedió de nuevo a Suecia. Aunque de manera puntual las uniones pudieran beneficiar a los actores involucrados, a principios de 1900 el descontento de la población noruega con la situación de inferioridad a la que estaban sometidos había escapado de las manos de una estructura de poder que se encontraba muy lejos de allí. Finalmente, en 1905 la unión se disolvió tras ofrecer el trono de Noruega al príncipe Carlos de Dinamarca y después de la celebración de un plebiscito que restauraría la monarquía en el país. Carlos de Dinamarca tomó el nombre de Haakon VII y creó desde ese momento una línea de linaje independiente y propia.

¿Fue tan fácil como darle a un rey danés la corona y convocar un plebiscito? Evidentemente, no. El 17 de mayo de 1814, como protesta por la cesión danesa del territorio a Suecia, se firmó una Constitución que declaraba el reino de Noruega como Estado independiente. La unión con el país sueco se dio de todas formas y, con ella, la prohibición posterior de celebrar cualquier acto relacionado con una Constitución no reconocida por el entramado estatal legítimo. El rey —Carlos XIV Juan de Suecia y III de Noruega— consideraba que estos actos podían ser el inicio de rebeliones y protestas más grandes y trató por todos los medios de reprimir este tipo de acontecimientos. En 1829, tras unas revueltas especialmente fuertes, el monarca terminaría por levantar la prohibición, y en 1905, cuando Noruega se declarara —de nuevo— independiente, el 17 de mayo pasaría a ser el Día Nacional, con celebraciones por todo el país.

elordenmundial.com  (elordenmundial.com)