domingo 21 de octubre

Nuevos tratamientos contra el cáncer terminan atascados bajo montañas de papeleo

Nikhil Wagle pensó que su idea era brillante y lograría tener considerables progresos para la investigación y la atención a los pacientes de cáncer. Junto con sus colegas, el oncólogo del Dana-Farber Cancer Institute, en Boston, crearía una enorme base de datos para vincular el historial médico de los pacientes oncológicos, sus tratamientos y el desenlace con sus antecedentes genéticos y las características genéticas de sus tumores.

La base de datos también incluiría las experiencias de los pacientes. ¿Qué tan enfermos se sentían con los tratamientos? ¿Qué calidad de vida tenían? La base de datos encontraría patrones para que los doctores tuvieran más indicios de qué tratamiento era mejor para cada paciente y qué podría esperar este.


Wagle pensó que si algo los detendría sería encontrar a los pacientes. Sin embargo, el verdadero impedimento resultó ser la recolección de las historias médicas.

Dejar un comentario