domingo 19 de agosto

Obras de arte: ¿una inversión a tomar en cuenta?

Invertir en arte no es una inversión financiera y tampoco está destinada para cualquier tipo de inversor. Al margen de la propaganda y los seguidores que tiene cada sector, mi mirada es muy crítica con la inversión del arte con el objetivo de ganar plata en el tiempo, porque a pesar de que muchas obras fueron un gran negocio para sus tenedores, el arte en su conjunto no lo fue. Además es un bien que sufre las crisis como cualquier otro y que carece muchas veces de mercado y de liquidez (dependiendo obviamente de la obra).

El mercado de arte (el que se anuncia como la gran inversión que ofrece una alta rentabilidad), no se encuentra al alcance de todos los mortales porque son obras caras, algunas millonarias que escapan al inversor tradicional.


Por lo tanto, todos los rankings que encontramos muestran una cartera de obras que son justamente las más demandadas del mercado, las que tienen un mercado validado y las que la venta está prácticamente asegurada.

Para dar un ejemplo, en muchas notas sobre arte vemos título de este tipo “El S&P500 se ha revalorizado un 33% en 10 años mientras que, por ejemplo, el arte belga del siglo XX lo ha hecho en un 1.146%”. Esta comparación, como otras que se difunden en el mercado, no tiene ningún tipo de lógica, en el S&P es un mercado regulado, en cambio el arte no lo es.

Dejar un comentario