¿Ocasio-Cortez puede ser socialista sin denunciar la injerencia imperialista en Venezuela?

“Dejo en manos del liderazgo (de la bancada del partido demócrata) cómo tomar este asunto”; así respondió Alexandria Ocasio-Cortez (AOC), representante en el Congreso estadounidense por el 14 ° distrito de Nueva York, contestando a la pregunta de National Review sobre cómo ve el intento de golpe de Estado orquestado por los Estados Unidos en Venezuela.

El único comentario sustancial que realizó AOC fue: «La violencia es horrible».
El «liderazgo» del grupo demócrata, al que se refiere Cortez, en torno a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha ofrecido apoyo ilimitado para el autoproclamado «presidente interino» de Venezuela, Juan Guaidó. Pelosi no está interesada en el sufrimiento del pueblo venezolano; si lo estuviera, exigiría el fin inmediato de las sanciones criminales que impuso Trump. Pelosi está apoyando los intentos de Donald Trump, su asesor de seguridad nacional, John Bolton, y su representante especial para Venezuela, Elliot Abrams, para instalar un gobierno títere en el país latinoamericano.