«Operación Puf»: las escuchas y el derecho a la intimidad, en terapia intensiva

Con una mezcla de perplejidad y avidez estamos en medio de la circulación de las escuchas vinculadas a la llamada «operación Puf”. Luego de ello, nos preguntamos cómo se realizaron y si son legalmente aptas para generar una causa judicial.

Después de muchas averiguaciones y chequeo, hay algunas certezas pero también muchas dudas. Esta es la historia reconstruida – hasta ahora – de las escuchas que, vale aclarar, nadie puede asegurar con certeza por qué están donde están.


Hay un juez de Lomas de Zamora que ordena intervenir teléfonos en el penal de Ezeiza donde está detenido Mario Segovia, el Rey de la Efedrina y otras personas a quienes investiga en una causa de narcotráfico. Esos teléfonos también son usados por presos vinculados al anterior gobierno, pero el magistrado considera que esas conversaciones no están relacionadas con su causa y las destruye. Aquí yacen dos conclusiones. Los teléfonos de las cárceles están intervenidos por sospechas de narcotráfico y con esa excusa todos los reclusos están bajo el panóptico.