Operativo aislamiento: los gobernadores buscan confinar a CFK en Buenos Aires

“Es un tema de la provincia de Buenos Aires. El peronismo va a ganar en mi provincia. Cada uno tiene que ver qué pasa en su distrito”. En la puerta de la Casa de Entre Ríos el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, adelantaba la línea discursiva que repitieron casi sin excepción todos los mandatarios provinciales que participaron de la reunión en la que unificaron la postura frente al reclamo de María Eugenia Vidal por el conflicto del conurbano, al ser consultados sobre el impacto que tendrá en el peronismo un eventual triunfo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en territorio bonaerense.

No se habló de Cristina durante el asado que compartieron los gobernadores en el tercer piso del edificio ubicado en la calle Suipacha. Pero su figura sobrevoló la reunión. Los mandatarios se reunieron con el objetivo de empezar a consolidar una liga con la que puedan plantarse frente al gobierno de Mauricio Macri y también frente al resurgimiento de la ex presidenta. Tras avanzar en esa agenda, todos los presentes coincidieron en lo satisfactoria de esta cumbre, como un buen primer paso para empezar a agruparse y jugar en bloque.