Otras cinco ocasiones en las que Trump hizo el ridículo con tal de no reconocer un error

Todos cometemos errores. Llega un huracán, te haces un poco de lío con los datos, y tuiteas que va hacia Alabama cuando en realidad no va hacia Alabama. Ya está, no pasa nada, aunque seas el presidente de EEUU. Entonces es cuando el Centro Nacional de Meteorología sale a corregirte y dice: no, el huracán no va a llegar a Alabama. Una persona normal diría «OK, gracias» y ahí acabaría el asunto, pero Donald Trump no es una persona normal. Lo que él hace es arrancar una cruzada para aclarar que no se ha equivocado. Una campaña que ya dura una semana en la que tuitea, se reúne con periodistas, hace que sus asesores saquen comunicados dándole la razón y, en un momento para la historia, muestra en televisión un mapa oficial en el que la trayectoria del huracán ha sido ampliada a mano con un rotulador. Cualquiera que conozca a Trump sabe que es alérgico a reconocer errores y eso, como con el rotulador, le ha llevado muchas veces a hacer el ridículo. Por aquí os dejo unos ejemplos.