23.8 C
Buenos Aires
martes 20 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Oye, Mark Zuckerberg, mi democracia no es tu laboratorio

Mi país, Serbia, se ha convertido sin quererlo en el laboratorio de pruebas de Facebook respecto del comportamiento de los usuarios y la organización independiente sin fines de lucro de periodismo de investigación en la que soy editor en jefe es uno de los desafortunados conejillos de indias.

El mes pasado, me di cuenta de que nuestras historias habían dejado de aparecer en Facebook, contrario a lo habitual. Me sorprendí. Nuestra fuente más grande de tráfico, la que representa más de la mitad de nuestras visitas mensuales a la página, no estaba funcionado.

Pensé que seguramente era una falla del sistema; no era así.

Facebook había hecho un cambio pequeño pero devastador. Las publicaciones hechas por “páginas” —entre ellas las de organizaciones como la mía— habían sido eliminadas de la sección de noticias, la pantalla predeterminada que los usuarios ven cuando se conectan en la red social. Ahora estaban segregadas en una sección aparte llamada Explorar, que los usuarios deben seleccionar para poder ver nuestras historias. (Como no es de sorprender, eso no aplicaba a las publicaciones pagadas).

No solo fue en Serbia que Facebook decidió intentar este experimento de sacar las páginas del canal de noticias. Otros países pequeños que casi no aparecen en encabezados occidentales —Guatemala, Eslovaquia, Bolivia y Camboya— también fueron elegidos por Facebook para la prueba.

nytimes.com  (www.nytimes.com)