15.4 C
Buenos Aires
lunes 20 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

Palo Pandolfo, una suerte de adiós al médium

Era difícil seguirle el tranco a Palo Pandolfo. Desconcertaba. Cuando uno pensaba que era un afiebrado poeta devenido emblema de post punk con mucho adoquín porteño recorrido, el tipo se acercaba al folklore argentino o a la música latinoamericana. Pero así y todo podía abrirle un show a Siouxie & The Banshees. O más tarde subirse a un escenario a cantar tangos. A hacer propio un tema de Radiohead. O a transpirar poesía.

«Cuántos rostros / han pasado por mi vida / estos años / de locura / de noches desatadas / de espiral / en ciudades vaporosas / de alcohol y deseo / ¿cuántas horas / de delirio, masticando / los propios dientes / náusea y carcajada, / aura roja / habrá que cruzar? // ¿Seré karma / psicoterapia / periferia del sistema / rabia, placer / necesidad? // Al camino principal / llegan todos los caminos / Si / la gracia / la intuición / y todos los dones / que pueden ayudar / te guían / en la noche / de pasión».

Palo murió hoy jueves. Pero no hay que esforzarse mucho para escuchar esas palabras -impresas en su libro La estrella primera- con ese tono nasal inconfundible. Ese que en los agitados 80 se descubría con «Ella vendrá», acaso en el plató de Juan Alberto Badía, la primera Rock & Pop o, directamente, en antros que hoy pondrían a más de uno como el perrito del meme. Y si el primer disco de Don Cornelio y La Zona era demasiado para algunos espíritus de la época, Patria o muerte directamente era 43 grados de temperatura sin ibuprofeno en las farmacias. El salto después de haber estado en la azotea.

silencio.com.ar  (silencio.com.ar)