lunes 19 de noviembre

Panamá Papers: las reacciones de los clientes argentinos de Mossack Fonseca

Fue como una larga y penosa resaca. Negocios otrora bien protegidos salían a la luz. Los secretos financieros de empresarios, celebridades, delincuentes y funcionarios públicos quedaban expuestos alrededor del mundo. La Argentina no fue la excepción. Para el estudio panameño Mossack Fonseca, “el día después” de los Panama Papers fueron dos años de reclamos y debacle, hasta su cierre definitivo en 2018. Así surge de las nuevos documentos obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), a los que accedió PERFIL junto al equipo argentino de esta segunda etapa de la filtración mundial.

Tras las revelaciones de abril de 2016, las autoridades judiciales y del fisco de distintos países debieron tomar cartas en el asunto y comenzar a investigar a los clientes de Mossack Fonseca. Dos años después, los periodistas alemanes que encabezan esta investigación consultaron a la Procuraduría General de la Nación en Panamá cuántos pedidos de colaboración había recibido el organismo por parte de otros países a raíz de Panamá Papers. La respuesta oficial arrojó los siguientes resultados: entre 2016 y 2018, Panamá receptó 73 pedidos de asistencia de 22 países. Argentina envió un total de 11 pedidos (tres en 2016 y ocho durante 2017). Es el segundo país con mayor cantidad de solicitudes de información, después de Ecuador, según la información obtenida por Süddeutsche Zeitung.


Dejar un comentario