10.4 C
Buenos Aires
lunes 2 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

Pandemia, pobreza y cómo distribuir los recursos, el debate en el gobierno detrás de la Tarjeta Alimentar

Cuando se efectivice, en dos semanas, la ampliación de la Tarjeta Alimentar que anunció Daniel Arroyo el 11 de mayo será un paliativo para las madres de casi 4 millones de chicos y chicas de hasta 14 años. Con el 45% de la población bajo la pobreza, según el dato que el INDEC difundió hace unos días para el último trimestre de 2020, el aumento de la transferencia de ingresos que decidió el ministro de Desarrollo Social busca impedir que el continente de personas que no cubren sus ingresos mínimos se siga expandiendo pero choca con dos obstáculos: en lo económico, un nivel de inflación descontrolado que acumula 17,6% en cuatro meses y 46,3% interanual; en lo político, las críticas de los dirigentes de los movimientos sociales alineados con el Frente de Todos, incluidos los que son funcionarios del Gobierno.

En lo que pretende instalar como marca de su gestión, Arroyo anticipó que la Tarjeta Alimentar llegará a un universo que es el doble del que hoy la recibe: de 1,9 millones de personas a 4 millones, resultado de la ampliación de lo que hasta ahora llegaba sólo a las madres con hijos de hasta 6 años. Son 130 mil millones de pesos adicionales a lo que se estaba destinando.

Durísimos, los cuestionamientos frenaron en seco lo que parecía ser una de las contadas buenas noticias que el Presidente tiene para dar y anularon el impacto positivo del anuncio en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada. Comenzaron con el video que difundió Emilio Pérsico a través de las redes sociales y continuaron con la nota que escribió Juan Grabois en elDiarioAR, “La Tarjeta Alimentar no es Justicia Social”. La objeción de una transferencia que es “pan para hoy y hambre para mañana” y la necesidad de apuntalar la creación de empleo en el caso de Pérsico; las críticas al asistencialismo, a la “incomprensible ceguera” del Gobierno y al “desconocimiento de la realidad” de los funcionarios que se dejan llevar por los focus group en el caso de Grabois.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)