viernes 14 de diciembre

Para el FMI, la crisis en Argentina sigue el mismo modelo que la del “tequila” de México

El debate económico de estos días se centra en un gran interrogante: ¿será posible que, esta vez sí, lo peor de la crisis haya pasado? ¿Que la estabilización cambiaria se mantenga y, por fin, se convierta en el inicio de la salida? Y, tímidamente, empiezan a aparecer pronósticos optimistas.

Desde el sector privado, el último informe de la Fundación Mediterránea fue el primero en plantearlo abiertamente: “Octubre, el mes bisagra de la crisis”.


El reporte, firmado por el economista Jorge Vasconcelos, propone que ante la estabilización financiera, la inflación empezará a aflojar. Y que, ya sin la sequía y con el empuje del sector energético, en un contexto de notable mejora de las cuentas externas, la actividad económica tiene espacio para ir mejorando.

“La percepción de que lo peor ya pasó tardará en llegar por los coletazos en el mercado de trabajo y en el cuadro financiero de no pocas empresas”, escribe Vasconcelos, para poner en contexto su percepción positiva.

Dejar un comentario