lunes 18 de febrero

Para los pobres, la inflación del año pasado trepó al 52,9% y para los indigentes fue del 53,5%

En 2018, por la disparada de los precios de los alimentos y de los servicios básicos, los precios de los consumos de los sectores indigentes aumentaron 53,5% y la de los pobres el 52,9%.

Así, nuevamente, la inflación golpeó más a los sectores de menores recursos que al resto de la población con una inflación promedio del 47,6%.


Según los datos del INDEC, una familia tipo ( matrimonio y dos hijos) necesitó en diciembre $ 10.197,53 para no ser indigente. En diciembre de 2017, se necesitaban $ 6.644,40 para superar la línea de indigencia. Son $ 3.553,13 más.

Para no ser pobre, en diciembre pasado esa misma familia tipo necesitaba $ 25.493,80, frente a los $ 16.677,44 de un año atrás. Son $ 8.816,36.