viernes 12 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Para luchar contra el Estado policial hay que abordar la desigualdad

En la primavera de 2020, el asesinato policial de George Floyd desencadenó una oleada de protestas sin precedentes, notable no solo por su intensidad —se calcula que entre 15 y 26 millones de personas se unieron a las protestas callejeras en todo el país (y muchas más en todo el mundo)— sino también por la amplitud de la simpatía expresada por la causa y el lema Black Lives Matter, desde el Congreso de Estados Unidos hasta Nike y la NFL.

Dos años después, parece que nada ha cambiado. Aunque quizás sea chocante, este giro de los acontecimientos no debería haber sorprendido a nadie, sostiene Cedric Johnson, profesor de estudios negros y ciencias políticas de la Universidad de Illinois en Chicago. En su último libro, The Panthers Can’t Save Us Now, explica por qué la brutalidad policial no puede combatirse mediante seminarios de formación antirracista y por qué el fin de la violencia policial depende de la lucha contra la pobreza. La directora de Jacobin Alemania, Astrid Zimmerman, habló con Johnson sobre la historia de la policía, su papel en la gestión de las relaciones de clase y por qué es esencial abordar la desigualdad económica para deshacer el estado policial.

jacobinlat.com  (jacobinlat.com)