miércoles 17 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

Para que un nuevo producto sea hegemónico tiene que superar la curva del 5%. El coche eléctrico ya lo ha hecho

Que un producto se vuelva hegemónico es muy complicado. Primero fueron los aviones en los 60, luego los ordenadores en los 80 y los móviles en los 2000. Todas las historias cuentan lo mismo: al principio un rechazo masivo de productos nuevos y desconocidos para la sociedad y luego una compra generalizada motivada por el FOMO y el marketing. Se ha visto con los iPhone: cuando salieron eran extraños y caros. Diez años después, lo raro era no tener uno. Es lo que se conoce como la curva del 5%: la demanda es lenta hasta que se alcanza ese punto, y entonces se dispara.

¿Por qué es importante? Porque EEUU acaba de pasar ese punto de inflexión en movilidad: el 5% de los coches nuevos vendidos son eléctricos.

Las nuevas tecnologías (ordenadores, televisores, móviles, tablets…) siguen una curva de adopción en forma de S. Esto quiere decir que las ventas se mueven a paso de tortuga en la fase de adopción (hasta ese 5%), y luego muy rápido una vez que las cosas se generalizan. Es decir, las ventas tienden a ser lentas e impredecibles y luego se produce una rápida aceleración de la demanda.

magnet.xataka.com  (magnet.xataka.com)