Para sobrevivir, Twitter apela al periodismo

La red social Twitter vive una paradoja que no resulta fácil de entender. Por un lado, es una de las compañías más influyentes del mundo: los mensajes que por allí circulan tienen gran impacto, e incluso pueden colaborar en la caída de gobiernos poderosos, como sucedió durante la Primavera Arabe. Sin embargo, la cantidad de usuarios que tiene está prácticamente estancada (en unas 300 millones de personas) desde el año 2013, cuando la empresa decidió salir a la Bolsa. No encuentran la forma de hacerlo crecer ni de ganar dinero y esto hace que la acción no pare de caer. En el último semestre, Twitter perdió casi 187 millones de dólares. El jueves el valor de la acción se desplomó, tras conocerse que no hay interesados en adquirir la compañía, mucho menos Google, Disney y Apple de los que se había mencionado como posibles compradores. La crisis aprieta y la solución que encontraron parece venir por el lado de las noticias.