sábado 27 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Paradoja: concesionarias pierden plata pese a boom de venta de autos

La Argentina es el país donde lo imposible se hace posible. El mercado automotor cerrará 2017 con un volumen de operaciones de 900.000 unidades, lo que lo convertiría en el segundo mejor año de la historia después de 2013. Sin embargo, las concesionarias aseguran que el nivel de rentabilidad es el más bajo de los últimos años, salvo el colapso de la crisis de 2002, y que incluso pierden plata.

Así lo sostuvieron ayer las máximas autoridades de la asociación que agrupa a los vendedores de 0 km (ACARA), durante un encuentro con la prensa con motivo del brindis de fin de año. Dante Álvarez, presidente de la institución, y Abel Bomrad, vicepresidente, apuntaron directamente a la avalancha de vehículos brasileños que se importa desde ese país como consecuencia de la crisis política-económica que vive ese país y que hace que sobren autos. Esto se tradujo en un festival de bonificaciones y descuentos para los consumidores argentinos que hace que hoy haya vehículos que se consigan al mismo precio o menos que a comienzos de año cuando la inflación -es decir, la suba de costos internos- ya ronda el 20%. Mientras el promedio de suba de precios en lo que va del año es de 14%, los vehículos nacionales se incrementaron cerca de 20%, en tanto los brasileños se ajustaron en el orden del 7%, lo que hace que se vuelque la decisión de compra del público hacia los importados que son más accesibles.

En los mejores años de rentabilidad (entre 2009 y 2015), la utilidad neta de una concesionaria era de 5% sobre el valor del auto. Hoy sólo las marcas más «prolijas» llegan a 3%, pero la mayoría apenas llegan a 1% o trabajan a pérdida.

ambito.com  (www.ambito.com)