martes 7 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Paul Krugman: «El peligro para EE UU son los cobardes, no los locos»

Allá por julio, Kay Ivey, gobernadora de Alabama, dijo cosas fuertes y sensatas acerca de la vacuna contra la covid-19. “Quiero que la gente se vacune”, afirmaba. “Ese es el remedio. Eso lo previene todo”. Llegó a decir que quienes no se vacunan nos están “defraudando”. Tres meses después, Ivey ordenaba a los organismos de su Estado que no cooperaran con las normas federales que establecen la obligatoriedad de la vacuna contra la covid-19.

El rápido giro de Ivey del sentido común y el respeto por la ciencia a las destructivas sandeces partidistas —sandeces que están matando a miles de estadounidenses— no tiene nada de único. Por el contrario, es la síntesis de la trayectoria que ha seguido el Partido Republicano en un tema tras otro, desde las rebajas fiscales hasta la gran mentira acerca de las elecciones de 2020.

Cuando hablamos del hundimiento moral del Partido Republicano tendemos a centrarnos en los extremistas obvios, como los teóricos de la conspiración que afirman que el cambio climático es un fraude. Pero los locos no estarían guiando el programa republicano de no ser por los cobardes, esos republicanos que saben cómo son las cosas, pero se tragan invariablemente sus recelos y aceptan la línea del partido. Y en este momento, locos y cobardes componen en esencia toda el ala elegida del partido.

estoeshoy.com  (estoeshoy.com)