Pekín culpa a un curso de bachillerato por la radicalización de Hong Kong

Están sentados en filas ordenadas, con su uniforme muy bien planchado. Pero en esta clase, debido a que están debatiendo sobre los fundamentos de la democracia y los derechos civiles, los estudiantes hongkoneses de bachillerato provocan que Pekín se preocupe de que se salgan de control cada vez más.

El curso obligatorio de civismo, conocido aquí como Estudios Liberales, ha sido el sello distintivo del plan de estudios de Hong Kong durante años; los estudiantes y los maestros señalan que el objetivo es formar mejores ciudadanos que estén más comprometidos con la sociedad.


No obstante, los funcionarios de China continental y los partidarios de Pekín señalan que el protagonismo de los jóvenes de la ciudad en las recientes manifestaciones masivas es la señal más clara de que esta tradición de libertad académica ha llegado demasiado lejos y ha dado paso a una generación de rebeldes.