Pese a la predisposición genética, los buenos hábitos podrían reducir el riesgo de demencia

Las genética influye grandemente en el riesgo de sufrir enfermedades como la demencia, pero así como en la obesidad por ejemplo, el estilo de vida puede moderar la expresión de los genes. Por eso, aunque tengamos predisposición genética, los buenos hábitos podrían reducir el riesgo de sufrir demencia.

Un estudio recientemente publicado en la revista JAMA, evaluó la relación entre el riesgo genético y el estilo de vida en el desarrollo de demencia. Se analizaron datos de más 190 mil personas de 60 años promedio durante 8 años.