domingo 23 de septiembre

Pese al cliché, las mujeres no son mejores haciendo varias cosas a la vez que los hombres

El estereotipo es tan connatural al imaginario popular que aparece con frecuencia en los anuncios de televisión: los hombres, por más que lo intenten, son incapaces de hacer dos cosas a la vez. Y cuando lo consiguen el efecto es meramente cómico. Por contra, son las mujeres, responsables y previsoras, las que sí tienen la habilidad para cocinar, trabajar, cuidar a sus hijos y concertar citas médicas en el mismo periodo de tiempo. Es un cliché de género, y es un cliché falso.

¿Por qué? Porque no pasa la prueba del algodón científico: un reciente estudio realizado por Marco Hirnstein, Frank Larøi y Julien Laloyaux y publicado en Psychological Research ilustra cómo, en un entorno controlado y frente a un rango idéntico de tareas, no hay diferencias significativas entre hombres y mujeres a la hora de realizar varias tareas a la vez. La habilidad “multitasking” de ellas es un mito, uno de tantos otros relacionados con las capacidades divergentes de los géneros.


¿Cómo? El estudio se valió de un entorno simulado en 3D en el que 148 participantes (82 hombres y 66 mujeres comprendidos entre los 18 y los 60 años, de diversas credenciales educativas y experimentados en el manejo del ordenador) tenían que organizar una reunión en apenas media hora. En el transcurso de la actividad surgirían diversos obstáculos, como atender llamadas, recibir a los invitados, solicitar sillas, ordenar la agenda, hacer café y un largo etcétera.

Dejar un comentario