lunes 19 de noviembre

Peso, bolsa y bonos: ¿por qué todo se le derrumba al Gobierno?

Venta copiosa de reservas. Suba brusca de la tasa de interés. Superación, compleja, pero superación al fin, de sucesivos “súper martes” de Lebac. Pedido de auxilio al Fondo Monetario Internacional (FMI). Entronización de un súper ministro económico en la figura de Nicolás Dujovne. Cambio de conducción en el Banco Central (BCRA), colocando al frente al “mago” de las finanzas Luis “Toto” Caputo. Reemplazo de figuras discutidas en el gabinete. Calificación del país como mercado emergente. Llegada de los dólares del Fondo… No puede decirse que Mauricio Macri no se haya esforzado en el último tiempo en darle al mercado las señales que este demandaba. Sin embargo, no hay respuesta y el futuro financiero, económico y, como consecuencia, político, preocupa cada vez más.

Los dólares del Fondo reforzaron la posición del Tesoro y el Central al cabo de una corrida que depreció el peso en un 50% en el año, pero la demanda de dólares sigue siendo sostenida y la amenaza de un deslizamiento mayor no termina de conjurarse.


Esa misma ayuda financiera asegura, 50.000 millones de dólares mediante, que el país podrá honrar sus compromisos de deuda en los próximos tres años, despejando cualquier sombra de default. Sin embargo, los títulos públicos no repuntan y el riesgo país se ubica ya cerca de los 600 puntos básicos (esto es, pagan una sobretasa de cerca del 6% por encima de los bonos del Tesoro estadounidense a diez años), privando de crédito no solo al Estado nacional sino también a las provincias y a las empresas. Algo llama la atención: semejante nivel de riesgo no se registraba desde octubre de 2015, cuando el mercado todavía sospechaba que el kirchnerismo podía prolongarse en un sciolismo de contornos indefinidos.

Dejar un comentario