miércoles 1 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Picasso, de inmigrante vigilado a gloria de Francia

Podría parecer un caso flagrante de apropiación cultural cuando esa expresión no era de uso corriente: la historia de cómo el artista español Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) acabó convirtiéndose en una de las mayores glorias artísticas de Francia.

En realidad, todo fue más complicado. Durante décadas, desde que el genio malagueño llegó por primera vez a París al inicio del siglo XX, las autoridades le trataron como un inmigrante peligroso, se le sometió a vigilancia policial, se le abrió un fichero de sospechosos y nunca, hasta su muerte, dejó de ser español. La única vez que solicitó la nacionalidad francesa fue en 1940, en vísperas de la ocupación nazi de Francia. Se le denegó. Después de la Segunda Guerra Mundial, Francia multiplicó los esfuerzos para reconciliarse con el creador de Las señoritas de Aviñón y del Guernica, pero al viejo pintor ya no le interesaba por entonces ser francés.

elpais.com  (elpais.com)