Pizzas, ponis y delfines: los premios de Kim Jong-un para la élite de Corea del Norte

Las fachadas de colores de las torres de apartamentos ubicadas en una gran avenida de seis carriles conocida como Mirae, la avenida de los Científicos, resaltan sobre los tonos apagados que dominan el resto del horizonte de Pyongyang.

En esa avenida hay tiendas de aparatos electrónicos, un cine y una nueva pizzería donde jóvenes meseras vestidas de rojo le dan la bienvenida a los visitantes.


El precio de la pizza es de unos 8 dólares y un plato de pasta cuesta menos de la mitad. Hay un resplandeciente acuario cerca de la entrada pero no parece lleno de vida, al igual que el restaurante que parecía siniestramente tranquilo durante la noche en que lo visité.