15.7 C
Buenos Aires
jueves 29 de octubre de 2020
Periodismo . com

Plan 25-O: dólar sedado, China, Francia y Ganancias

El Gobierno ya tiene la hoja de ruta en lo económico hasta la fecha de las elecciones. No hay que poseer demasiada imaginación para anticipar que continuará la fuerte expansión del gasto público, las tasas bajas y el control al dólar oficial hasta el 25 de octubre, tal como sucedió en los seis procesos electorales que ya atravesó el kirchnerismo. Pero hay condimentos especiales en las próximas elecciones que obligan al Ministerio de Economía a tomar medidas puntuales dentro de ese camino a octubre.

La presión por subir el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias hará que en las próximas semanas se defina una reducción de la carga tributaria para los salarios más bajos que son alcanzados por ese impuesto. La cuenta básica que efectúan en el Ministerio de Economía es la siguiente: el total de trabajadores es de 11 millones de personas, de las cuales 8,4 millones son registradas y 2,6 millones tienen empleo en negro. Quienes pagan el Impuesto a las Ganancias suman 950.000 personas, es decir, el 8,6% del total de los trabajadores o el 11,6% del total de los trabajadores en blanco. Las heridas que dejó en el Gobierno el reciente paro del transporte por una modificación en Ganancias hacen que broten frases como que «sólo el 4% de los colectiveros pagan Ganancias: es obvio que fue un paro político». Cristina de Kirchner es reacia a subir el mínimo no imponible por una cuestión cambiaria. Sostiene que los pesos adicionales en los bolsillos de los trabajadores irían a dólar, puntualmente al dólar «ahorro». Por eso, cuanta más sangría de reservas haya en el BCRA por el dólar «ahorro», menos chances hay de que se aumente el mínimo no imponible. Basta observar que en lo que va de abril el BCRA perdió alrededor de u$s 250 millones por este concepto, para reducir a casi cero la posibilidad de cambios profundos en Ganancias.

La realidad es que detrás de todas las grandes medidas que se avecinan está la escasez de reservas internacionales. Para afrontar los vencimientos de deuda hasta el 25 de octubre, el BCRA recurrirá a China para activar el «swap de monedas» acordado con ese país. Pero no alcanzan los préstamos de yuanes para todo: sólo el 3 de octubre hay que desembolsar u$s 6.700 millones por el Boden 2015. Por eso, está ya esbozado un nuevo préstamo del Banco de Francia al BCRA de corto plazo. El resto será tarea de la soja.

ambito.com  (www.ambito.com)