viernes 20 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Pollo de Brasil y cerdo de Dinamarca: los alimentos importados, uno de los puntos más críticos de la gestión Macri

Es paradójico, pero en la Argentina -que ocupa un lugar destacado en la elite de naciones productoras de alimentos- hacer una simple compra en el supermercado puede traer aparejadas algunas sorpresas que pocos consumidores realmente conocen.

Quien planifique un asado para el domingo, por ejemplo, es probable que termine comprando pollo importado desde Brasil o bondiola con sello de Dinamarca.

La lista de ingredientes para preparar una ensalada también puede derivar en situaciones curiosas: la espinaca elegida en la góndola pudo haber venido de Bélgica; ¿Las zanahorias? probablemente de Chile. Hasta la cebolla fresca, sin marcas visibles, es posible que haya llegado en barco desde Polonia.

El listado de productos que están entrando a la Argentina es muy amplio e incluye alimentos que pocos podrían imaginar que llegan importados desde países de Asia, Europa o América.

A diferencia de lo que ocurría en los ´90, cuando el fenómeno de la importación estaba asociado principalmente a productos procesados y del segmento premium –como papas fritas de Estados Unidos, mostaza y quesos de Francia y hasta delicatessen de Suiza-, ahora en las góndolas ganan espacio –y de manera silenciosa- los alimentos frescos del exterior.

iprofesional.com  (www.iprofesional.com)