Por guerra de precios, 0 km cuestan menos que usados

En un país en el que, por la inflación, nadie sabe cuánto valen las cosas, todo es posible. El sector automotor es el mejor ejemplo. La guerra de precios de los últimos meses provoca hoy el hecho insólito de que algunos modelos de 0 km cuesten igual o menos que su similar usado.

Desde hace tres meses, Volkswagen y General Motors -las dos terminales que se disputan el liderazgo de mercado- se lanzaron a una dura puja por atraer clientes con bonificaciones que llegan hasta $ 50.000. En algunos casos, esta rebaja significa un descuento real de más del 15%. Si se toman los valores que publica la Cámara del Comercio Automotor para esos modelos con un año de antigüedad, en casi todos los casos, comprar un auto nuevo es más barato que uno de segunda mano.


Es por eso que las ventas de 0 km registran, sorpresivamente, tres meses consecutivos de alza mientras que las operaciones de usados caen. En abril, los patentamientos de autos crecieron un 13,8%, según ACARA, y acumulan en el cuatrimestre una mejora del 4,9%. En tanto, las ventas de usados, según la CCA, se derrumbaron un 14% en abril y retroceden el 10% en lo que va del año.