Por la suba de tarifas, se desplomó el consumo de gas en el último trimestre de 2016

Los aumentos de tarifas que aplicó el Gobierno el año pasado corroboraron una vieja afirmación de los manuales de economía que la administración kirchnerista intentó cuestionar en la práctica: los precios más caros moderan la demanda. Así lo indican los números oficiales, que muestran por primera vez en años una caída importante en el consumo de energía en hogares, luego del ajuste del año pasado en las facturas de servicios, tras 12 años de precios casi congelados.

Un informe del Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, indica que la demanda de gas en hogares se desplomó en el cuarto trimestre de 2016, luego de que en octubre quedaron firmes las nuevas tarifas para ese servicio público, tras las idas y venidas de principios de año y el freno al primer aumento del Gobierno que dispuso un fallo de la Corte Suprema.