viernes 19 de octubre

Por primera vez desde hace 20 años, la Anmat aprobó una droga contra la obesidad

Más de 2500 millones de personas con obesidad son la prueba palpable de que esta epidemia es una de las más difíciles de controlar en el mundo actual. No solo causa la muerte de entre cuatro y cinco millones de individuos por año, sino que se calcula que está asociada con 240 complicaciones, como el cáncer, el hígado graso no alcohólico, problemas cardiovasculares, enfermedades de la vesícula, desórdenes articulares, apnea del sueño, hipertensión y diabetes tipo dos, entre otras.

Peor aún: apenas una ínfima proporción de las personas que inician una dieta logran y mantienen un peso catalogado como “normal”. “El día que una persona alcanza un determinado peso, ese día empieza la lucha, porque su cuerpo le va a pedir volver a subir”, explica Alberto Cormillot, director de la carrera de Nutrición de la Universidad Isalud y del Hospital de Obesidad de Malvinas Argentinas, que participó ayer de la presentación del primer fármaco aprobado por la Anmat para promover el descenso de peso en 20 años: la liraglutida.


Se trata de un medicamento inyectable de forma subcutánea que venía utilizándose en otra dosis para la diabetes. Está indicado para adultos con índice de masa corporal (peso sobre el cuadrado de la altura) de 30 o más, o de 27 a 29 cuando existen comorbilidades, como prediabetes, diabetes tipo 2, hipertensión, dislipidemias o apneas del sueño (interrupciones de la respiración).

Dejar un comentario