¿Por qué 150.000 muertos no son suficientes para sancionar internacionalmente a México?

Para nadie es noticia que México es uno de los países más violentos del mundo, y que la estrategia de seguridad militarizada que inició Felipe Calderón ha provocado la muerte a más de 150,000 personas asesinadas, 300,000 desplazadas y cerca de 30,000 desaparecidas.

Es una cifra mayor a la de países que viven o padecieron conflictos considerados en su momento como históricamente sangrientos.


Un ejemplo es la Guerra de Los Balcanes, en los años 90. El principal responsable, el ex presidente de Serbia Slobodan Milošević, fue juzgado por genocidio en la Corte Penal Internacional de La Haya.

El conflicto, reseñado en películas, documentales, libros y reportajes provocó la muerte de 100,000 personas. Un saldo menor al saldo que provocó Calderón con su “guerra contra el narco”.

Pero en México nadie ha sido sancionado como Milošević. Y no por falta de herramientas jurídicas.