Por qué debe prohibir las tabletas a sus hijos

Algo divertido ocurrió cuando prohibí las tabletas en mi casa entre semana y limité su uso durante los fines de semana. Mis hijos, de 4 y 6 años, se volvieron menos gruñones. También pusieron más contentos, más receptivos y participativos en juegos imaginarios. Redescubrieron sus juguetes. Fuera de la casa, se volvieron menos pedigüeños y más autodisciplinados.

El viernes pasado, la Academia Estadounidense de Pediatría validó mi experimento al recomendar que los niños menores de 18 meses no pasen tiempo frente a una pantalla y aquellos de entre 2 y 5 años lo limiten a una hora al día, la mitad de su recomendación anterior. El grupo recomendó que esa hora sea de “programación de alta calidad” que los padres vean junto con sus hijos.


La academia no fija límites para niños más mayores, pero sugiere restringir el tiempo de pantalla antes de dormir y cuando entra en conflicto con actividades saludables.