20 C
Buenos Aires
martes 19 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

¿Por qué el Arabia Saudí de los jeques teme tanto la libertad de expresión de un bloguero?

Arabia Saudí vive una continua contradicción tanto dentro como fuera de sus fronteras. Para unos, es un «Estado Islámico» que funciona y que además tiene el favor de Occidente pese a sus atrocidades legisladas. Para otros, un aliado al que tener cerca en un cada vez más inestable Oriente Próximo. En solo unos días, este petroestado ha pasado de conseguir la elección de un embajador saudí, Faisal bin Hassan Trad, como líder del comité de DD.HH. en la ONU a que se reconozca con el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia al bloguero de los 1.000 latigazos, Raif Badawi.

Además de los mil latigazos, que ha recibido y recibirá cada viernes durante 20 semanas, Badawi ha sido condenado a diez años de prisión por promover el secularismo y cuestionar el Estado wahabí, que destaca por su rigor en la aplicación de la ley islámica o sharía y por un constante deseo de expansión por el mundo. El activista fue acusado de «insultar al Islam» y criticar a la «policía de la moral» saudí en su blog.

«Este hombre ha sido víctima de una de las más crueles penas que solo puede ser descrita como una brutal tortura», le ensalzó ayer el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, quien ha hecho un llamamiento inmediato para su liberación.

abc.es  (www.abc.es)