¿Por qué enfermanos cuando nos vamos de vacaciones?

Correr contrarreloj para terminar el trabajo, dejar las cuentas pagas, armar las valijas, cargar el auto, salir a la ruta hacia Mar del Plata o Pinamar y, finalmente, al llegar –cuando por fin uno puede tirarse en la reposera a tomar sol y no hacer nada por algunos días–, sobreviene un fuerte dolor de cabeza, un inoportuno resfriado o un malestar estomacal que impiden disfrutar a pleno las tan ansiadas vacaciones. Sufrir alguno de estos síntomas al iniciar el período de descanso es más común de lo que se cree y hasta tiene un nombre: “la enfermedad del ocio” o el “síndrome del tiempo libre”, tal como lo describió en 2002 el psicólogo holandés Ad Vingerhoets, de la Universidad de Tilburg.

Pero ¿por qué enfermamos justamente cuando nos vamos de vacaciones?