¿Por qué es peligroso limpiarse los oídos con bastoncitos y cómo debe hacerse correctamente?

En la página web de una popular marca de bastoncillos o isopos no se ve ni una imagen de orejas. Destacan la versatilidad de estos populares palitos con cabecita de algodón para aplicar maquillaje, limpiar la casa o hacer manualidades con los niños… cualquier cosa menos limpiarse los oídos.

Desde hace décadas algunas cajas de bastoncitos advierten específicamente que «no deben insertarse en el canal auditivo», pero todo el mundo sabe, y más los médicos, que la mayoría de la gente ignora ese aviso.


De hecho un estudio reciente de investigadores del Nationwide Children´s Hospital de Estados Unidos halló que unos 12.500 menores de 18 años acuden cada año a los servicios de emergencia de los hospitales por heridas en el oído relacionadas con el uso de estos isopos. O el equivalente a 34 al día.