miércoles 14 de noviembre

¿Por qué las ciudades no quieren ser sede del Mundial de fútbol ni de otros grandes eventos?

Prepararse para acoger a millones de visitantes, como lo ha hecho Rusia en Moscú, Sochi y otras ciudades para el Mundial de 2018, requiere años de planificación y mucha construcción. Además, es caro: construir 12 estadios en 11 ciudades le ha costado a Rusia aproximadamente 11.000 millones de dólares.

Cuando estos grandes eventos están en marcha, parece que el dinero y los problemas que conllevan merecen la pena. Tras haber trabajado en tres Exposiciones Universales, haber asistido dos veces a los Juegos Olímpicos y haber ido al Tour de Francia y al Open de Australia, he podido comprobar personalmente la emoción que desencadenan. Aunque también he investigado lo suficiente como para darme cuenta de que las extravagancias internacionales no siempre benefician a los locales a largo plazo.


Dejar un comentario