Por qué las marcas se jugaron políticamente en el Super Bowl

El evento que logró ratings históricos y pauta millonarias se caracterizó siempre por su fútbol americano, su half time show y sus tandas publicitarias. Aquellas que se evitaban en cualquier otro horario eran parte del programa durante el Super Bowl. En una época con muchos menos estímulos, y en el auge de la publicidad televisiva, se lograban mensajes realmente memorables.

Pero en la historia más reciente sólo aparecen dos grandes hitos.El mini Darth Vader de VW en el 2011 fue el primero en anticiparse via YouTube: la insólita decisión de «quemar» el aviso en Internet anticipadamente fue tan exitosa que hoy lo hacen absolutamente todas las marcas. Pero sin avisos inéditos se da un efecto no-sorpresa que indudablemente resta impacto. El otro gran golpe lo dio Oreo, dos años más tarde, y ni siquiera fue en la tanda: las marcas hicieron tantos esfuerzos por llamar la atención en las redes sociales que la galletita lo logró con un creativo tuit. Y otra vez, todo el resto la siguieron.


Como era de suponer, ninguna publicación anticipada fue tan exitosa como la VW; y ningún tuit generó tanto engagement como el de Oreo. Desde entonces, todos fueron tímidos intentos de avisos memorables o muchos chistes olvidables. Hasta ayer.